Terapia ambiental o cómo integrar a la naturaleza en las grandes ciudades

Para los convencidos urbanitas que disfrutamos de la vida social, cultural y artística de una gran ciudad, pero que a la vez nos negamos a llevar una vida aislada de la naturaleza, por suerte, van apareciendo opciones que nos ayudan a  compaginar las dos cosas. Aqui os dejo algunas propuestas interesantes que han ido apareciendo los últimos años, para que todos (vivamos donde vivamos y tengamos la edad y los medios que tengamos) podamos disfrutar de los beneficios de la naturaleza (flora y fauna incluidas).

Asociación Española de Terapias asistidas con Animales y Naturaleza (AETANA): Hace proyectos sociales enfocados a utilizar a los animales como ayuda en el proceso de terapia psicológica de las personas. Sobre todo se trabaja con caballos y perros. En Sevilla ya existe la tercera edición del máster de terapia con perros

Terapia Urbana: Diseña proyectos de arquitectura enfocados a arquitectura sostenible, a naturalizar los edificios y a promover espacios verdes en las ciudades. Su proyecto más conocido es el Jardín vertical que además podemos conseguirlo fácilmente en el Leroy Merlín de Huelva.

Colectivo Mazetas: Cooperativa que se dedica también a los proyectos ambientales. Ofrecen variedad de formación en materia de Arquitectura Ecológica, Diseño del Agua, Paisaje y Jardinería y Gestión social del hábitat. De todos los proyectos que he visto en su web, me ha parecido muy interesante su proyecto social de Huerto Emocional, enfocado a los centros de personas mayores.

Y es que no hace falta mudarse a un pueblo para poder disfrutar de los beneficios de la naturaleza, cada vez más, se hace evidente  la necesidad que tenemos las personas de conectarnos con ella. De echo, muchos psicólogos aconsejan a sus pacientes más depresivos colaborar con alguna causa ambiental, cuidar un jardín, adoptar un perro o apuntarse a un grupo de senderismo¡ Que los profesionales de la intervención social tomemos nota para futuros proyectos!

Foto: Jardín vertical de la Clínica Sagrado Corazón, en Sevilla.

Chido Govera, huérfanas enseñando a huérfanas

Su familia solía referirse a ella como un animal salvaje. Entre los 1o y 11 años su prima intentó casarla con un viejo que tenía un coche azul, cuando Chido se negó, su prima se enfadó y dijo públicamente que nunca más la ayudaría: había rechazado la mejor ayuda que se le puede ofrecer a una mujer.
Años más tarde, se convertiría en una líder africana, creadora de un programa llamado “Huérfanas enseñando a huérfanas, que gira en torno a la agricultura sostenible en África y a potenciar la autoestima y el liderazgo en las mujeres africanas.
Ella misma es huérfana,la zimbabuense Chido Govera no conoció a su padre y, con siete años, vio morir a su madre, víctima del sida. A esa edad, fue el motor de su familia, protegiendo a su hermano menor y a su abuela ciega.
En su entrevista en la revista yodona (dónde se le acaba de conceder un premio) cuenta que a  los 12 años, aprendió las artes agrícolas para cosechar setas en un plan para huérfanos promovido por la Universidad de África y la Fundación ZERI. Hoy, con 27, es la cabeza visible de un proyecto de cooperación al desarrollo gestionado por la fundación que lleva su nombre y en colaboración con Naciones Unidas, desde el que guía una red de emprendedores y agricultores que cultivan setas en los restos del café. Su maestría sobre agricultura sostenible le ha valido galardones internacionales, como el de la Specialty Coffee Association of America, en 2009, y el respeto de un alumnado formado por mujeres de toda África, la India, Europa y Estados Unidos. Autora de El futuro de la esperanza, donde da a conocer en primera persona los dramas de su continente –desamparo, malos tratos infantiles, violación–, Govera es, desde su programa Huérfanas enseñando a huérfanas, ejemplo vivo de la capacidad de salir adelante con la mejor de las sonrisas. «El victimismo –asegura– es un problema para pobres y desamparados: justifica la falta de acción responsable y de liderazgo»
Actualmente el cultivo de setas en poso de café también se está desarrollando en España, de la mano del biólogo Ignacio Mielgol, promotor de la empresa social “Mi Seta”, aqui teneis el enlace a su web:
Mientras, en Gahna, Chido Govera enseña a las huérfanas a cultivar su propia comida, camino indispensable para ser independiente, además de ayudarlas a hacer las paces con su propio pasado, tal y como lo hizo ella escribiendo sus memorias; “The future of Hope”
Fundación de Chido Govera: Chido´s Mushrooms: http://chidos.org/chido.html#c89
Fundación Zeri (dedicada a la agricultura ecológica): http://www.zeri.org/ZERI/Home.html