CRÓNICA DEL EMPLEO Y EL DESEMPLEO EN TRABAJO SOCIAL

desempleo

En Abril terminé mi relación laboral con la Fundación Randstad y durante unos cuantos meses pude centrarme en mi vida personal tal y como necesitaba. Mi idea era reincorporarme en Septiembre, por tanto me vi con unos estupendos meses de vacaciones por delante dedicados a hacer formaciones en Universidades y Colegios profesionales, crear cursos nuevos online y dedicar más tiempo a este blog. El año en la Fundación Randstad fue increíblemente revelador a nivel personal y profesional. Nada como trabajar un año haciendo procesos de selección a destajo como para por fin captar la esencia pura y dura, de lo que las empresas valoran en los trabajadores que contratan. Toda esa “sabiduría” no podía quedar sólo en mi cabeza. Me decía. Así que continuamente, como un tick nervioso, no he podido dejar de aconsejar a cualquier persona que buscaba trabajo (más aún si es alguien joven) eso de “tu lo que tienes que hacer es bla bla” “deja eso y dedícate a bla bla” “ Si quieres encontrar trabajo hazme caso bla bla”.

No me gusta dar consejos a gente que no me lo pide.  De verdad que no. Pero no podía parar. Así que he pensado que una forma de “exorcitarme” de esta pulsión sabionda es escribir aquí lo que he aprendido trabajando en RRHH. Cosas que yo me aplico y que recomiendo encarecidamente a cualquier ser humano. Si se me hace caso o no ya no es cuestión mia. Pero al menos lo comunico y más a los trabajadores sociales que tendemos a veces a tener una idea bastante subjetiva del mercado laboral teniendo en cuenta que gran parte de nosotros, tradicionalmente, hemos ejercido en la administración pública.

PRIMERA FASE: LA BÚSQUEDA

Aquí incluyo aparte de mi experiencia personal, mi formación profesional como orientadora laboral. Mi recomendaciones breves y concretas:

  • Un buen CV es imprescindible: La mayoría de la gente no sabe hacer un buen CV. El CV es una herramienta de comunicación y se utiliza más como una lista de méritos que como la herramienta que es. He visto miles (no exagero) de CV, algunos de trabajadores sociales que me los han enviado y la mayoría son malos. No voy a tirar la primera piedra. Yo misma, tuve un CV malo durante la mayor parte de mi vida profesional, hasta que hace dos años una amiga Headhunter de IT ,me lo vió y me dijo que era pésimo (¡hurra por los amigos sinceros!) me envió el suyo y pude ver por primera vez lo que es un CV bueno. Lo tomé de referencia y hasta ahora me ha conseguido muchas entrevistas. El poder del CV está totalmente infravalorado por la mayoría de los españoles. Por eso un CV bueno tiene muchas muchas posibilidades de conseguir entrevista. Los reclutadores los ven como aire fresco porque son eficaces a la hora de comunicar bien lo que el candidato quiere que sepas. No más de dos folios por favor. Para extenderte ya está Linkedin.
  • Centrarse en las webs de empleo que funcionan: Hay todo un mercado de páginas webs de empleo. ¡ Cualquiera se vuelve loco! Pero es más importante tener bien actualizado y controlado las web BUENAS a estar inscritos en cientos. Yo recomiendo Infojobs, Indeed, Iberempleos, Infoempleo (cada vez menos; repiten las mismas ofertas caducadas una y otra vez) y Linkedin para los profesionales cualificados.
  • Apuntar con un arco y no con una metralleta: Durante mi trabajo en Randstad fui consciente de que los buscadores de empleo pierden mucho tiempo echando ofertas que no cumplen los requisitos. Eso de “por si acaso…” pensamos que no tiene repercusión negativa para nosotros. Pero si lo tiene. Gasta nuestro tiempo, energía e ilusiones. Me decía una usuaria que entregaba como 100 CV al día y nunca la llamaban. Me lo creo claro. Cuando empezó a mostrarme las ofertas en donde se había inscrito en la gran mayoría no cumplía todos los requisitos. A ver. Yo puedo enviar 100 CV cada día a empresas de ingeniería y no ser llamada. Obviamente porque soy trabajadora social, no ingeniera. Las empresas no quieren gente de rebote “que se adapta a todo” quieren gente especializada que cumplan los requisitos que piden. Puedes a lo mejor echar una oferta que te interese mucho que cumplas el 80% de los requisitos. Eso si, pero el 80% no el 50%. Lo ideal es echar pocas ofertas de empleo, donde cumplas todos los requisitos y hacer lo posible por conseguir una entrevista de trabajo en esas pocas ofertas que sí encajas.

LA ENTREVISTA

En este tema también he encontrado un nivel bajo de preparación. Yo para entrar en la Fundación Randstad me preparé durante 3 horas la entrevista (acicalamiento aparte) Y para mi puesto actual, 4 horas. Durante el instituto y la universidad estudiábamos mucho para los exámenes. ¿Porqué no estudiar para una entrevista? De verdad que el seleccionador lo nota y marca una diferencia.

APRENDER A VENDERSE

Sé que suena feo, pero es que es importante. Imagínate que vendes lavadoras. Vas a casa de un cliente interesado en comprarte la lavadora y cuando te hace preguntas no sabes responder ¡no conoces a tu propio producto! En la entrevista el producto eres tu, así que tienes que saberlo todo de ti: tus puntos fuertes para el puesto, los débiles, porqué quieres trabajar allí, qué puedes aportar a ese puesto y a esa empresa, qué sabes de tal tema…todo eso hay que saberlo y no de forma general sino específicamente para ese puesto en esa empresa. No es engañar a nadie, es SABER sobre ti, sobre el producto a vender. Si el seleccionador sabe sobre ti…¿piensas que tendrás más posibilidad de vender la lavadora? La respuesta es si.

LO QUE VALORAN LAS EMPRESAS

Esto lo he hablado muchas veces con amigas que se dedican a la selección de personal. Lo increíblemente simple que es ser atractivo para las empresas. Todas buscan lo mismo en realidad. Que sea simple no quiere decir que sea fácil. Más que nada porque el sistema educativo apenas influye en estos “superpoderes” o competencias transversales para ser más exactos con el término. Transversal significa “Que atañe a distintos ámbitos o disciplinas en lugar de a un problema concreto”. Son competencias que atraviesan distintos ámbitos del profesional. Le dan significado y fuerza al perfil de la persona.  Estas competencias son:

  • Movilidad: Esto no lo he podido aceptar hasta que estuve haciendo procesos de selección en Randstad. Carnet de conducir y vehículo propio dan unos 100 puntos más a un profesional. No me parece justo porque sacarse el carnet es carísimo y tener un coche aún más, pero me temo que actualmente importa y mucho. Yo no hubiera conseguido mi trabajo actual sin esto. Y como seleccionadora he tenido que descartar a candidatos buenos por este tema.
  • Inteligencia emocional y social: o habilidades personales de comunicación. Escribir correos eficientes y educados, comunicarte en persona bien, capacidad de negociar, de empatizar, hasta de vender tiene que ver con esto. Los reclutadores lo captan enseguida. En realidad prácticamente se elige a la persona por esto porque es lo más importante. En RRHH le llamamos saber crear feeling con el entrevistador. No es fácil de desarrollar esta cualidad pero cuando se consigue es como tener un AS en la manga. El resto de la baraja no es tan importante si se tiene esto. Pero si se tiene de verdad. He conocido profesionales que tenían muy buena opinión de sus habilidades sociales y no era así para nada. Que te guste hablar y lo hagas a menudo no quiere decir que se tenga habilidades sociales. De hecho, en realidad consiste en hablar poco pero con cabeza y escuchar mucho. Esta competencia es la que más intensamente he tenido que trabajar durante toda mi vida. Es la competencia alfa que tiene un importante impacto en tu vida personal y profesional.
  • Capacidad de aprendizaje: Hace unos días me compré un portátil nuevo que me era necesario para mi nuevo trabajo. Mi novio que es informático me dijo “importa mucho el RAM del ordenador que tengas, es la capacidad de procesar todo lo que le quieras meter”. Yo creo que con el trabajo ocurre algo parecido. Los seleccionadores miran mucho la capacidad “RAM” del profesional. Su capacidad para aprender y asimilar toda la información nueva que se le va a trasladar en el nuevo puesto de trabajo. Hay quien llama a esto “espabilismo”  O learnability    En un mundo tan cambiante como en el que vivimos el espabilismo es muy necesario en todos los puestos ya que hoy puedes hacer un proyecto con inmigrantes  y mañana uno de infancia en exclusión.
  • Buena actitud: De nada sirve tener capacidad de aprendizaje, inteligencia emocional y social y movilidad si no estamosdispuestos a utilizarlos para el fin de la empresa que nos contrata. Es “echarle ganas” como dicen en México y es la guinda que corona la tarta de la empleabilidad. Se nota en el tono de la conversación y el lenguaje corporal. También he conocido casos en que se ha desechado buenos candidatos por esto.

LOS AMIGOS: ESE NETWORKING QUE SE CREA SOLO

También quería aprovechar el post para dar las gracias a mis amigos y amigas trabajadoras sociales que me han apoyado tanto durante estos meses de desempleo. En cuanto supieron que terminaba con la Fundación Randstad se pusieron en marcha cual engranaje y comenzaron a enviar mi CV por todos los sitios posibles. Me consiguieron entrevistas y apoyaron anímicamente cuando supe que no podría volver a mi puesto EN Randstad. Muchas gracias. Siempre lo he dicho: lo mejor que me ha dado esta profesión es el haber conocido a gente tan generosa, a pesar de que todos pendemos siempre un hilo en lo que trabajo se refiere. La precariedad laboral está bien establecida en el Trabajo Social pero también lo está el compañerismo y la solidaridad. Esto no se me olvida.

Voy a terminar este post sobre empleo y desempleo añadiendo lo importante que es tener una buena reputación personal y profesional. Todo se sabe a la larga y el saberme querida por mis compañeros de profesión, antiguos jefes y antiguos compañeros, ha sido un gran impulso que me ha permitido no perder la esperanza y encontrar un puesto actualmente que supera con creces todas mis expectativas. Gracias de nuevo.

Por favor compañeros trabajadores/as sociales no dudéis en pedirme favores si os puedo ayudar en algo. Escribirme un correo a almudenadiazrequena@gmail.com y os prometo que haré lo posible. Tengo mucho karma que compensar a esta profesión.

¿Y vosotros? ¿Cómo es vuestra experiencia con el empleo y el desempleo? ¿os sentís respaldados por los compañeros/as trabajadores sociales?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s